JORDI BERTRAN


Cartell

EL ESPECTÁCULO





PRESENTACIÓN

Strada es un espectáculo de circo con marionetas y payasos, donde habita la esencia de grandes maestros cómo: Chaplin, Tatí, Fellini, Colombaioni, Tozer, Roser o Pepe Otal.

Un legado artístico y humano donde el riesgo y la poética del circo, la ternura de las marionetas y el hecho libertario del payaso, se combinan en un mismo espacio escénico.

Strada es un reencuentro con los orígenes del marionetista Jordi Bertran, que junto con otro gran marionetista, Litus Codina, comparten sus experiencias en el escenario más grande y antiguo del mundo: la calle.



LA PRODUCCIÓN

Espectáculo diseñado para ser representado en contacto directo con el público, ya sea al aire libre o en espacios interiores con o sin escenario. La proximidad y la comunicación con los personajes es tal que incluso se pueden llegar a tocar.

A partir de unas marionetas de construcción perfecta, unida a largos años de trabajo en la manipulación e interpretación con la técnica de los hilos, se consiguen considerables dosis de poesía capaces de generar en el espectador sentimientos altamente emotivos.

Cada gesto, cada mirada, cada paso de estos títeres de hilo, están estudiados con profunda precisión, con el objetivo de seducir al espectador haciéndole creer que la vida que habita a esas marionetas es real y sus hilos pura ficción.

Un trabajo de experimentación que nos transporta hasta paisajes casi olvidados, habitados por los recuerdos oníricos de nuestros orígenes.






LAS ESCENAS







FRATEL·LO Y TITINA

Un payaso y una payasa funambulistas, arriesgarán su vida en la cuerda floja para mostrarnos lo que sienten el uno por el otro.
Una flor amarilla será el símbolo depositario de su gran amor.

APRENDEMOS LAS PARTES DEL CUERPO

Birugi, es un hombre esquimal muy abrigado y Toti Titó, un payaso de carne y hueso; titiritero, mago y poeta, ambos tendrán un conflicto, Toti Titó intentará interpretar un poema de piratas, temática que Birugi no soporta por que le dan miedo los piratas.
Finalmente llegarán a un acuerdo interpretando juntos "Aprendemos las partes del cuerpo" un poema popular recopilado por Joan Amades.


EL DOMADOR DE MARIPOSAS

Desafiando la normativa que prohíbe la exhibición de animales en espectáculos públicos un payaso transgresor, equilibrista y domador, hará honor al lema del circo:”MÁS DIFÍCIL TODAVÍA”.
Domará desde su monociclo, unos animales muy especiales: Mariposas Salvajes


El ENCANTADOR ENCANTADO

Mustafá Otal, encantador de serpientes, intentará con su trompeta marroquí, encantar a la peligrosa serpiente Alizzzia. ¿Conseguirá encantarla o será él el encantador encantado?
Un homenaje al maestro de marionetas, Pepe Otal


EL FORZUDO

El hombre más fuerte del mundo, Phil Litlehand, conseguirá levantar pesos imposibles con consecuencias fisiológicas imprevisibles.


EL SUEÑO DE CHARLOT

El circo Strada tiene el gran honor de invitar a dos artistas venidos de otro espectáculo de la compañía: Charlot y Raquel.
Charlot uno de los personajes más célebres de la primera mitad del siglo XX, salido del mundo del Cine, nos hará una exhibición con sus patines de cuatro ruedas. Una escena inspirada en una de sus películas “Modern Times”.
Raquel, la vendedora de flores, será la compañera de escena de Charlot, la musa que habita en sus sueños. Marioneta inspirada en el personaje de la violetera de la película "City Live" de Charles Chaplin.

LA FONTANA DE TREVI

Peppo y Toti Titò, dos pallasos de carne y hueso, serán los encargados de cerrar el espectáculo. Loharán interpretando "La Fontana de Trevi" su desconcierto en “Do bemol” para tuba, ukelele i kazoo.
Todo un clásico “Clown”, con música i mucha agua mineral...sin gas.


RECORTES DE PRENSA

10 mayo 2015
Daniel Martín Arranz


"El circo Strada brinda en la villa un homenaje a la historia del títere"



Titirimundi paró de nuevo en Cuéllar en la antesala del festival que se desarrollará la próxima semana en Segovia capital. Hasta la villa cuellarana llegó la compañía Jordi Bertrán con el espectáculo circense Strada. Había ganas de títeres en la villa y más de 300 personas llenaron la nave central del convento de San Francisco. Los niños fueron los grandes protagonistas de una tarde calurosa en la que las marionetas y los payasos hicieron el resto.

Titirimundi hace tiempo que decidió abrir sus fronteras y ofrecer representaciones por la provincia y en otras comunidades, pero en Cuéllar el público demanda más de un espectáculo, ya que el éxito está garantizado. Jordi Bertrán y Carles ‘Litus’ Codina ofrecieron un viaje hasta los orígenes de la marioneta. En eso consiste Strada, un espectáculo de circo que se acerca a maestros como Chaplin, Tati, Fellini, Colombaioni, Tozer, Roser o Pepe Otal. Y es que esta compañía rinde homenaje al mundo de los títeres desde hace más de cuatro décadas, y la fascinación de las marionetas y su capacidad de comunicación no les ha impedido seguir mostrando un teatro de calidad y prestigio.

Los galardones y los premios que han ido cosechando son pasajeros, pero las sonrisas de los espectadores –principalmente niños– quedan como algo perpetuo. Esta compañía y Titirimundi han ligado su trayectoria desde hace años con espectáculos como ‘Ofelia’, ‘Poemas visuales’ o ‘Supermonstres’, que han calado hondo en el público segoviano.

Variedad

Pero volviendo al espectáculo que representaron, destaca la amplia variedad de marionetas que aparecen durante el espectáculo. Desde Fratello y Titina, dos payasos funambulistas que arriesgan su vida en la cuerda floja para mostrar lo que sienten el uno por el otro; a Birugi, un hombre esquimal muy abrigado; a Toti Titó, un payaso de carne y hueso, titiritero, mago y poeta; al domador de mariposas salvajes, haciendo el más difícil todavía; a Mustafa Otal, el encantador encantado, en un homenaje a Pepe Otal; al hombre más fuerte del mundo, Phil Litlehand; a Charlot, en una escena inspirada en ‘Tiempos modernos’, o a Raquel, la musa que habita en sus sueños, personaje de la violetera de la película ‘Luces de la ciudad’.

Tanto el veterano Jordi como Litus Codina cuidaron el más mínimo paso o gesto de estos títeres para seducir a un público entregado a estas historias. Alguno de los niños se marchó a casa pensando que eran personajes reales, y ahí reside la magia de estos hilos que son pura ficción. Fueron 45 minutos intensos de teatro de títeres, con algún número de circo entre medias, y que dejaron al público de Cuéllar maravillado.


FICHA ARTÍSTICA

Dirección i Jordi Bertran
Interpretación y dramaturgia Carles Codina “Litus”
Jordi Bertran
Fotografía Jean Charles Mandou
Jesús Atienza
Selección musical Jordi Bertran
Escenografía y utilería: Isabel Martínez
Construccióo de marionetas Jordi Bertran
Isabel Martínez
Vestuario Paulette San Martin
Producción Cia. Jordi Bertran
Amb la col·laboració de Julieta Miranda